Image Alt

Planeador

mailing

E-mail marketing: Una pieza clave en el tablero de tu estrategia digital

Existe una sensación bastante común en torno al envío de correos masivos. Sobretodo para quienes no están tan familiarizados con las estadísticas y conversiones que arroja la industria digital día a día: El mail está pasado de moda

La sensación de añejo tiene relación directa con que todos hemos sido víctimas del spameo de correos sin valor y sin saber por qué llegó a nuestra bandeja de entrada. Pero este antecedente se ha transformado en un distractor relevante a la hora de priorizar y definir dónde inyectar tus recursos en una estrategia de marketing.

Como no queremos estropear este lugar de encuentro con nuestra comunidad, si vamos a realizar una campaña de mailing, esta debe ser utilizada adecuadamente y otorgando un valor crucial al contenido que estamos comunicando.

Si recibimos información que sí nos interesa, estaremos contentos. Ofertas, artículos asociados a nuestros gustos personales o cualquier tipo de mensajería relevante, lo más probable es que sea agradecida por los clientes.

Una buena campaña de mailing puede generar 3 veces más conversiones que una campaña de redes sociales , posicionando al correo  como uno de los canales de mayor rentabilidad en el marketing online.

El mailing masivo ofrece la posibilidad de relacionarnos directamente con la audiencia, generando una conexión que permite un sentimiento de distinción y preferencia al destinatario.

 

A continuación te sugerimos un listado con buenas prácticas para considerar en tu próxima campaña de mailing.

 

1 Ya te lo anunciábamos. El contenido de calidad es la base de cualquier envío. Piensa en tu comunidad, empatiza y pregúntate si realmente tiene valor para ellos, lo que quieres comunicar.

2 El asunto es tu carta de presentación y por tanto debes invertir tiempo en su elaboración. No subestimes su importancia. Podría ser un buen anzuelo o definitivamente un saludo e inmediata despedida.

3  Debes ser cercano. Utiliza un lenguaje con personalidad acorde a tu audiencia. No es lo mismo hablar con tu jefe que hablar con tu mejor amigo. Eso debe quedar claro en tu segmentación y el tono que utilizarás.

4 Otorga importancia a la información relevante dentro de tu mensaje. Utiliza negritas y mayúsculas de manera estratégica. No sobrecargues de estímulos visuales tu correo. Por ejemplo: utiliza pocas imágenes, no más de una foto y sólo un botón con llamado a la acción.

5  Responde lo antes posible si es que hubo feedback, sea positivo negativo. Finalmente, no bombardees con correos a tu público. Una vez por semana y siempre el mismo día es lo ideal, salvo excepciones.

Si te interesa saber más sobre campañas de mailing y sus valores, cuéntanos tu caso y nos pondremos en contacto contigo.